lunes, 1 de abril de 2013

Lentejas con sus sacramentos

El refranero popular español recoge que "las lentejas son comida de viejas, si quieres las comes y si no las dejas", pero con la que está cayendo, esperemos que no nos falten nunca.
Las lentejas tienen un alto valor nutritivo, hidratos de carbono, almidón, nada de grasas y mucha fibra. Ricas en minerales (hierro, calcio, magnesio...) y vitaminas (A, B1 y C), se consume desde el Oriente Próximo (de donde son originarias) en todo el mundo desde hace cientos, miles de años.
Recetas de lentejas hay un montón, pero un montón enorme. Por empezar por algún lado, os traigo una receta básica de estofado de lentejas con sus sacramentos (chorizo, morcilla y jamón), aunque se le puede echar lo que queramos: tocino, pollo, rabo de cerdo, magret de pato...


INGREDIENTES (4 personas)

  • 500 gr de lentejas
  • 300 gr de calabacín
  • 1 puerro (75 gr)
  • 1/2 cebolla (unos 100 gr)
  • 200 gr de pimiento (verde o rojo)
  • 250 gr de zanahoria
  • 140 gr de tomate
  • 200 gr de chorizo
  • 150 gr de morcilla
  • 150 gr de jamón
  • 2 dientes de ajo
  • Laurel
  • Aceite y sal
PREPARACIÓN
Lo mejor de este tipo de preparaciones es que es muy fácil: tan solo hay que ponerlo todo en la olla y ya está.
En una olla, pon las lentejas. Quita las semillas a los pimientos, pela las zanahorias, trocéalas y de paso los calabacines y la media cebolla. Limpia cuidadosamente el puerro, trocea el jamón e incorpora los chorizos enteros. Reserva la morcilla para más adelante.
Añade los ajos, la hoja de laurel, sal, un chorreón de aceite. Cubre con agua y comienza a hervir.



Cuando llevé cociendo unos 15 minutos, agrega un vaso de agua bien fría que corte la cocción (a esto yo le llamo "asusta a las lentejas"). Esto comenzará a sacar el almidón de las lentejas y espesará naturalmente el caldo.


Deja que arranque a hervir otra vez y cueza 10 minutos. Repite este proceso dos veces más (en total, tres sustos: agua + 10 minutos hirviendo). 
Cuando estés a punto de apagar el fuego tras el tercer susto, incorpora la morcilla para que cueza suavemente con el calor residual. Si la hubiésemos incorporado al principio se hubiera deshecho por completo. 
Para servir, puedes dejar las verduras enteras o triturarlas para hacer el caldo aún más espeso y sabroso.
Sirve las lentejas tratando de poner un poquito de cada uno de los sacramentos y añade un chorrito de vinagre (al gusto) para potenciar los sabores.
¡Espero que os gusten!

3 comentarios: